Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 29 de julio de 2010

CAPÍTULO V.

La experiencia de todos los momentos de una persona, se marca por el silencio de aquel ruido que nos llama, y el sonido de aquel silencio que nos aterra. Es poco lógico que cuando uno entra en la oscuridad de sus pensamientos profundos que solo uno entiende pero a la vez confunde sus decisiones...lleguen a un resultado de marcar la pauta para realizar las acciones que por algún modo los llevan a la felicidad y gozo que tanto anhelan. Pero ahora bien, si al encontrar el gozo te sientes perturbado por lo que viene, es probable que te quedes sentado a que algo más grande venga, o que algo más importante llegue.

Ese es uno de los conflictos que tiene ese hombre, el cual por su conformidad no va más allá de lo que puede ver y hacer. Hay veces que luchar no es la mejor opción, pero hay momentos en los cuales los hombres debemos de hacerlo, y cuando llega ese tiempo lo mejor es vencer, o como un mínimo buscar el triunfo aunque tan repentinamente. Siempre en la lucha hay pasos como son la ubicación del objetivo, la estrategia, la acción y la respuesta que puede ser tanto positiva como negativa... nunca neutral; porque en ese caso la lucha no sería lucha sino estancamiento en nuestros procesos de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario