Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 29 de julio de 2010

CAPÍTULO X

Si mas bien, el pensamiento rige a los sentimientos, ¿qué pasa cuando los sentimientos mandan sobre el pensamiento?; esta pregunta es una de las realidades virtuales del hombre, puesto que los hombres poco calculadores, que son la mayoría de los que viven en la tierra no piensan en breve a cuestión de reacción, la reacción es un estímulo llamado sentimiento que a su vez creen que es igual al pensamiento.

Los hombres creen o creemos que tenemos siempre las respuestas correctas, pero en la vida de los demonios y ángeles, el único que tiene dichas respuestas es el ser único que rige los 3 mundos: el físico (cuerpo), psicológico (mente y alma) y espiritual (alma + otra dimensión= DIOS).

La vida nos da muestras de todo tipo, buenas y malas, pero nosotros hay que devolverle a la vida todo lo que ella nos dé, ser justos con ella y permitirnos ser justos con nosotros mismo. Ser fieles a nuestros ideales y nunca traicionarlos.

CAPÍTULO IX.

Palabras existen muchas, al igual que sentimientos, pero entre las palabras y los sentimientos hay una cuerda muy fina que resulta de dicha relación una idea principal, los pensamientos. Pensamientos que provienen del subconsciente, ya que podemos decir las palabras pero se alteran por los pensamientos para luego decidir si expresamos nuestros sentimientos de una manera u otra.

Formula:

PENSAMIENTO SUBCONSCIENTE= IDEA + PALABRA= SENTIMIENTO + PENSAMIENTO= [DECISIÓN] *ACTUAR

Para ser más claros y sencillos, podemos resumir que las ideas vienen del ser humano hacia otro ser humano a través de palabras, luego extraemos del pensamiento nuestras decisiones y así actuar sobre los sentimientos.

Crueles son los que sienten sin antes pensar, crueles son los que piensan sin antes sentir.

CAPÍTULO VIII.

Hay veces que tanta bondad puede afectar al juicio de varias personas o el exceso de maldad altera las situaciones. El odio o la paz son palabras fuertes que cansan el pensamiento de las personas que son significantes con mucha fuerza, pero las interpretaciones son mundanas y politizadas o contaminadas, ya que los actores principales de la historia se han dedicado a manipular el significado de las mismas, y a generar a falsos criterios que la gente trata de modificar pero le huyen por el mismo hecho del miedo al rechazo y no a acabar con la basura de almas que se encuentran rodando por las calles.

En ocasiones ponemos en juego los sentimientos, los exponemos de manera que dejamos de pensar en lo que realmente importa y terminamos convirtiéndonos en personas frías que no les importan los pensamientos ajenos.

Es primordial cosechar nuestros principios morales para que no nos confundan las ideas venideras; venideras en el sentido del bombardeo de información subliminal que contagia a los seres espirituales, los cuales nos resguardan e impiden que las ideas negativas nos magnetices.

CAPÍTULO VII.

La palabra triunfo para mi, representa la dualidad de la victoria y la soberbia, ya que al triunfar los hombres no razonables creen que la victoria es el exceso del poder y no el reconocimiento por la lucha de sus objetivos; los seres humanos temen equivocarse, pero si alguna vez decidieran equivocarse en vez de buscar la salida fácil ¿qué resultado tendría?

El significado de todas las estructuras nos habla de que para llegar al triunfo debes tropezar más de una vez. Ahora bien, si la ecuación de la que nos han hablado siempre es cierta, entonces los resultados confirman que entre más te equivoques más posibilidades tienes de triunfar.

Los momentos en los que uno afirma estar en la cima, pueden ser los momentos que más daño estan provocando en uno, y es de la dualidad que anteriormente hablaba; el triunfo es relativo, puede ser bueno o malo pero la soberbia sólo es mala, así que triunfar en muchos de los casos es caer, y hay veces que caer es llegar a lo grande y no estancarse en lo que se busca y mucho menos en lo que ya se haya encontrado.

Muchas veces nos dejamos engañar por el contextos, muchas veces los demonios nos atrapan y no nos dejan respirar y muchas ocasiones los ángeles parecen ser los malos de la historia, puesto que es irreverente la forma en la que en muchas oportunidades por tratar de proteger a los de la tierra, terminan afectándolos; ya que si un humano se encuentra afectado, entre más se le proteja es más peligroso, ya que es posible que se desespere en el intento de salir de su problema o simplemente de sentirse menos oprimido por el bien y darle seguimiento a que experimente otro tipo de cosas para que resbale una y otra vez y triunfe (aprenda).

CAPÍTULO VI.

Es preciso tener bien claro el proceso y los pasos de la lucha.

En primer lugar, tenemos la ubicación del objetivo, esto nos lleva a conocer ¿qué es lo que queremos? ¿hacia a dónde vamos y queremos ir?, esto se puede ejemplificar en un sin fin de caracteres pero si nuestro objetivo es ser felices, tenemos que conocer que es lo que nos va a llevar a esa felicidad, ¿qué va a ser que todas esas ganas que tienes por ser feliz salgan a flote y no se ahoguen en la trayectoria?

Pues bien, la información que nos dan día a día esos ángeles y demonios de los que tanto hemos hablado, nos guían a una estrategia que nos dice de compartir y escuchar respuestas tentativas a lo que se va a hacer. Ya cuando las respuestas se agrupan ordenadamente se actúa y al actuar uno no puede flaquear ni debilitarse, al contrario debe levantar la cara y seguir caminando, nunca frenar y preguntarse al final cual hubiera sido el resultado de su cobardía por dejar de luchar; en ese momento uno no se pregunta ¿hacia a dónde va? sino ¿por qué y para qué va? ya que su confusión es absolutamente clara.

Los tiempos definen el camino y te hablan. Te hablan en el sentido que te indican el cómo y cuándo tienes que realizar la acción para triunfar.

CAPÍTULO V.

La experiencia de todos los momentos de una persona, se marca por el silencio de aquel ruido que nos llama, y el sonido de aquel silencio que nos aterra. Es poco lógico que cuando uno entra en la oscuridad de sus pensamientos profundos que solo uno entiende pero a la vez confunde sus decisiones...lleguen a un resultado de marcar la pauta para realizar las acciones que por algún modo los llevan a la felicidad y gozo que tanto anhelan. Pero ahora bien, si al encontrar el gozo te sientes perturbado por lo que viene, es probable que te quedes sentado a que algo más grande venga, o que algo más importante llegue.

Ese es uno de los conflictos que tiene ese hombre, el cual por su conformidad no va más allá de lo que puede ver y hacer. Hay veces que luchar no es la mejor opción, pero hay momentos en los cuales los hombres debemos de hacerlo, y cuando llega ese tiempo lo mejor es vencer, o como un mínimo buscar el triunfo aunque tan repentinamente. Siempre en la lucha hay pasos como son la ubicación del objetivo, la estrategia, la acción y la respuesta que puede ser tanto positiva como negativa... nunca neutral; porque en ese caso la lucha no sería lucha sino estancamiento en nuestros procesos de vida.

CAPÍTULO IV.

Se dice que todo tiene un comienzo y un final, pero sería mas facil pensar que cada instante comienzas y terminas, abres y cierras, corres y frenas; y eso es lo que causa muchas veces el vacío de la gente, ya que al esperar su finalidad sin recordar el principio...viven sin vivir, porque la palabra vivir es disfrutar y esa palabra es la que le pone el sabor dulce a la existencia. Disfrutar es guardar cada momento en nuestro corazón y buscar ambiciosamente más y más cada día.

Es cruel esa palabra, ya que personas que tienen sufrimiento en sus corazones y porque tienen razones diversas para no disfrutar, como quedarse en el recuerdo y no seguir recordando y disfrutando de los designios divinos del todo poderoso, se quedan esperando a que la felicidad llegue por sí sola sin hacer nada por esas almas que hay dentro de dichos individuos.

Es probable que sufrir sea la felicidad, porque hay veces que vemos en la calle gente que sufre demasiado en su apariencia pero por dentro pueden ser más felices que uno. No siempre es lo mismo mirar hacia afuera de las personas que hacia adentro, pero eso pasa por miedo al rechazo y a sentirse menos.

Cada persona tiene un ángel que lo resguarda en todos sus movimientos, pero siempre hay que controlar a los demonios que los otros traen y que luchan por hacer que los hombres ignoren a desconozcan la verdad y la realidad de cada uno.

CAPÍTULO III.

Hay momentos donde los hombres suben las miradas y encuentran el camino con luz y colores, pero opuesto a ello, hay personas que levantan la cara y no hay nada de eso. Personas que al sentirse menos, encuentran nublado su camino o no encuentran lo que buscan; y se ve apagado el fulgor de su luz con las miradas de aquellos momentos del juicio- tiempo que les abarrotan su sentir de nostalgia y tristeza. Ahí donde las personas frágiles que son manipuladas por un sentimiento contrario a su pensamiento que no dejan renacer ese corazón ante los ojos de los ángeles.

Ángeles que los puedes encontrar en los humanos que esperan el deseo de su amistad y que en su corazón y alma llevan un sin fin de poderes definidos terrestremente en valores que no tienen límite, y tienen especial convicción en lo que se traduce su dicha de ser alguien ante los ojos de El Supremo.

Suele pasar en varios momentos de la vida, que uno se deja guiar por el instante o por el sentimiento de no quedarse atrás por la frustración de no llegar a ser alguien, pero yo digo, ¿no sería mejor frenar un momento y tener tranquilidad para pensar, a dar pasos mal hechos y resbalar?; es un enigma, pero de los tropiezos surgen cadenas de conocimiento y generan nuevos sentidos ante una nueva perspectiva que se vive en el día a día.

Días que conllevan un misterioso hedor y sabor, pero que dan sentido a lo que le llamamos vida, o bien nuestra línea de tiempo.

CAPÍTULO II.

A partir de un todo, no podemos decir que los buenos son parte del bien y los malos son del mal. Hay veces que las apariencias no son concretas y son pruebas del cielo que controlan nuestra existencia.

Es probable, que conjuntamente el hombre vea los errores de los demás; pero ¿por qué no ver los errores de su alma? ¿por qué no ver en su interior el juicio de los seres que maldicen y deben perdón a Dios?; no hay acuerdo en ello, pero no hay encuentro en nosotros.

Nunca sabes cual es el principio de las cosas, nunca encuentras el modo de convertir ese momento en el primero de algún último o en lo último del principio de las eventualidades en la vida diaria de cada persona. No obstante, los recuerdos vienen a la mente desde lo que uno cree es el principio de un todo; pero pensemos que ese todo viene a su tiempo, que el tiempo es progresivo y no encuentra un pasado definido en la historia de cada evento, no pasa absolutamente nada si el tiempo en el que tus acciones se realizan...va quedando en el pasado en instantes que ni uno se da cuenta.

El tiempo como el juicio de los demás, es lo que va dejando las secuelas definitivas en el historial de cada individuo.

El tiempo podemos decir...es la huella eterna de los hábitos de cada persona y del juicio de los hombres que al crecer, están seguros de ellos; ofenden o irrumpen el pensamiento de todas aquellas personas que por tener una inestabilidad de no elegir entre el bien o el mal son neutrales y manipulables; ya que no tienen el poder de sus decisiones sobre los demás, puesto que los ángeles y los demonios tratan de atraer la atención de esas personas que son las que tienen el corazón mas expuesto a los ataques de los demonios, o a las caricias de los ángeles. Ángeles y demonios que se dejan ver como hombres, pero que ellos con sus decisiones, vuelven sus miradas ante personas que no encuentran la paz o al contrario, no toman en cuenta las cosas buenas de las situaciones de los designios del camino diario hacia el fin de nuestros días.

CAPÍTULO I.

Empiezo a meditar cuanto tiempo ha pasado desde que hice la acción de reflexionar. Es tan complicado saber que los hombres buscan el oro y no pueden buscar lo que hay dentro de ellos; los problemas a veces son el impulso material del cual no siempre sabe a donde dirigir su mirar, simplemente son hombres que creen que ser más es nacer en una cuna de oro y no de paja.

Si la humildad se convirtiera en el sentir de los que tienen oro, no solo el mundo estaría plasmado con las manos de la ambición, sino que agotarían el bien material y lo sustituirían para la oración de fingir el credo para recibir indulgencia. Al contrario de los que nacen en una cuna de paja, donde nacen en la humildad y no piden nada a cambio. Solo se resignan a la devoción divina de su salvación, ellos no tienen que dar oro a cambio de plegarias, pero si deben pedir misericordia y perdón por todos aquellos que hacen sufrir a los inocentes, y que todos aquellos que sin tocarse el corazón... encuentran su desesperación demostrando el mal y no encuentran la purificación de su alma hasta que son juzgados ante los ojos del bien.

Es crítica la situación de decidir sobre el bien de ser humilde y poder mirar al cielo sin recelo, o mirar hacia abajo y sentir la frustración de que nada de lo que buscaste e hiciste en tu vida fue digno. Aunque es posible que las personas mas felices no lo sean y solo es apariencia, siempre existe una mano gloriosa que ayuda y engendra un sentido de paz y armonía en toda una unidad.